Un proyecto para enviar al espacio millones de mensajes desde la Tierra

¿Le agradaría expedir un mensaje al espacio extranjero? Ahora puede hacer verdad su deSeo merced al esquema cultural A Simple Response to an Superficial Message. Múltiples instituciones de R. Unido, como la Universidad de Edimburgo, el Efectivo Observatorio de Edimburgo y el Centro de Tecnología Astronómica del R. Unido, entre otras muchas, han puesto en marcha el esquema cultural A Simple Response to an Primario Message.

El propósito de este plan es destinar al espacio los mensajes de personas provenientes de todo el planeta respondiendo a una simple pregunta: ¿De qué forma afectarán al futuro nuestras acciones actuales sobre el medio dominio?

Estos mensajes interestelares se convertirán en ondas de radiodifusión y van a ser mandados a la velocidad de la luz hacia Polaris, la Hado Polar. Van a tardar en lograr su destino unos cuatrocientos treinta y cuatro abriles. En veintiuno horas de transmisión, la señal va a haber viajado más allí en el espacio que el primer mensaje resuelto a la estrellas por la humanidad, la sonda Voyager 1, mandada en mil novecientos setenta y siete.

Paul Quast, estudiante de posgraduado de la Atribución de Arte de la Universidad de Edimburgo y organizador del plan, ha estimado Polaris como destino oportuno a su significado cultural como un punto de narración para nautas y observadores de estrellas. Nos hallamos en un instante vital de la historia del planeta. Nuestras resoluciones medioambientales van a tener un impacto masivo sobre el futuro de los habitantes de la Tierra. Este plan creará mensajes en una botella provenientes de todo el planeta y que van a viajar por el espacio a lo largo de eones (miles y miles de millones de abriles), ha conocido Quast.

Contribuciones en todo el mundo.

Los estudiosos además usarán las contestaciones que den las personas de diferentes lugares del planeta para determinar si hay diferencias geográficas significativas en la opinión que tienen sobre el medio hábitat y el futuro del planeta. Los que deseen hacer su contribución van a poder revistar la web oficial para redactar el mensaje que desean que sea mandado al universo. Hoy día está conveniente en inglés, francés, castellano y portugués, y se retarda que pronto pueda emplearse en árabe, ruso y chino mandarín.