¿Es el fin? David Bisbal y OT se quedan sin palabras

Los antiguos competidores del formato Gestmusic se han quedado sin palabras. Desde que Operación Triunfo debutó en el 2001 con caras como David Bisbal, David Bustamante, Rosa López o Chenoa y otros muchos, aunque estos últimos son los más recordados.

El motivo por el que son realmente recordados es porque más tarde siguieron saliendo en televisión. El canal público apostó por este formato durante ocho años consecutivos y luego volvió tras un paréntesis de seis años.

Roberto Leal en el estreno de OT. Fuente: La 1

Una audiencia fiel al formato

Aunque la audiencia nunca fue efímera, es cierto que la edición de 2017 de Operación Triunfo, una edición en la que Amaia se alzó como la vencedora del reality y en la que aparecieron rostros tan importantes como Lola Índigo o Aitana, consiguió un buen promedio de espectadores en su gala inicial, con aproximadamente 2.656.000 espectadores junto a una magnífica cuota de pantalla del 19%.

Con cada gala fue aumentando el número de espectadores a medida que se acercaba la gran final. TVE se sorprendió mucho y decidió apostar por el formato de nuevo, aunque en esta ocasión con un margen mucho menor que en ediciones pasadas.

La audiencia ha ido bajando

En esta ocasión el tiempo entre edición y edición fue reducido a tan sólo unos meses de diferencia para que los responsables del programa presentaran a los 16 jóvenes cantantes. Como era de esperar, no tuvo mucho éxito, de hecho el batacazo fue tan grande que tanto el programa como los concursantes se vieron afectados.

La media de audiencia bajó a 2.351.000, aunque en términos de cuota, consiguieron un buen 20,5% de cuota de pantalla. La audiencia de esta edición fue un poco más complicada. En cada programa que pasaba se iban desinflando. Parece que estos triunfos no llegaron al corazón de los fans más cariñosos. Nadie recuerda a más de la mitad de los competidores. ¿Dónde están?

Mucha gente cree que Operación Triunfo es realmente un espectáculo donde todo está ya escrito y cuyo objetivo no es ayudar a conseguir sueños, sino sólo dinero. Se podría decir que OT es una fábrica de juguetes rotos.

El peor estreno posible

Ayer se estrenó la nueva edición de OT, y si en las pasadas ediciones era difícil encontrarse su vida tras el concurso, en esta ocasión será todavía más difícil porque no va a haber una compañía discográfica que la acompañe. Al menos, si no lo logran, podrán decir orgullosos ante sus amigos y familiares de que una vez aparecieron en la televisión.

Si a estos competidores se les permitiera ver las noticias, seguro que no estarían muy contentos, ya que los indices de audiencia no fueron demasiado buenos… De hecho, con una pésima cuota del 13% y que ni siquiera llegaron a los dos millones de espectadores, se ha confirmado que esta es la edición menos vista en la historia de la Operación Triunfo. Y claro viendo lo visto uno no puede evitar preguntarse, hasta cuando durará el programa? Esto sólo puede empeorar.

Comparte este/a entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *