cómo frenar con patines en linea

Cómo Frenar con Patines en Línea

Hay varias maneras de detenerse con los patines en línea y no todas son elegantes. Si todavía no tienes unos buenos patines en línea o quieres renovarlos aquí tienes un catálogo online con los mejores del mercado. Dicho esto comenzamos con las mejores formas de frenar con patines en línea.

Usando los Frenos

  1. La mayoría de los patines en línea tienen un freno en la parte trasera de la bota. Para usarlo, dobla las rodillas profundamente y coloque las piernas en una posición “escalonada” con el patín del “freno” delante (normalmente a la derecha). Es importante que la pierna trasera también retroceda un poco y que mantengas los pies a una distancia que no exceda la anchura de los hombros.
  2. No mires hacia abajo ni te inclines hacia adelante. Mantén las manos y los ojos en la carretera y la espalda erguida.
  3. Levanta el dedo del pie del patín de freno, ejerciendo una presión firme sobre el freno al extender la rodilla.
    No te inclines hacia adelante. Inclinarse hacia adelante en realidad reducirá la potencia de frenado. La última parte es la de “siéntate”.
  4. Al aplicar el freno, siéntate un poco, bajando tu peso bajando tu trasero; ¡no te incline hacia adelante! Esto es como estar parado con los frenos de un coche. Deberías parar muy rápido una vez que te sientes.

Paradas

  1. Pruebe un ‘T-Stop’ o ‘V Stop’. Arrastra un pie detrás de ti con los dedos de los pies hacia afuera, de modo que las ruedas de tu patín estén perpendiculares a tu dirección de desplazamiento. Aplica algo de presión hacia abajo con ese pie hasta que se haya detenido. Cuando intentes esto por primera vez, realiza una posición de’arremetida’ bastante profunda, mantén los hombros mirando hacia la dirección en la que estás yendo y desliza el patín trasero de’arrastre’ hacia la izquierda o hacia la derecha para compensar cualquier movimiento de giro o para dirigir el patín.
  2. Usa la parada de hockey. En esencia, es un giro muy rápido a la izquierda o a la derecha. Es bueno en superficies relativamente lisas, pero requiere práctica para perfeccionarlo. En realidad es más difícil de hacer cuando te mueves lentamente, ya que casi tienes que saltar.
    Para practicarla, usa protecciones y hazlo en una pista de patinaje y pruébate. Una vez que te sienta cómodo moviéndote en línea recta (rodillas ligeramente dobladas), decide una dirección. Digamos que bien. A medida que te inclinas hacia ese giro apretado a la derecha, el pie principal debe ser la dirección en la que estás girando, casi sigue el camino del pie principal con el otro pie (en este caso, a la izquierda). Mantén las rodillas ligeramente flexionadas durante toda la maniobra. Cuanto más bajo estés, mejor equilibrio tendrás, así que terminar más abajo no es una mala idea.
  3. Prueba con la serpiente agresiva. Esta técnica funciona perfectamente cuando te mueves a gran velocidad y necesitas disminuir la velocidad o controlarla. Lo que haces es girar y girar a la izquierda y a la derecha muy bruscamente. Esto frenará tu impulso hacia adelante muy rápidamente.
  4. No intentes agarrar algo que te ayude a detenerte. Este es un hábito muy malo y puede provocar accidentes y lesiones.
  5. Consigue un compañero. Puedes usar a un amigo para que te ayude a parar cuando estás empezando, pero intenta no acostumbrarte a tenerlo siempre a tu lado.

Caídas al Suelo

  • Cae deliberadamente. Esto no es una broma; si no vas muy rápido y puedes controlar tu caída, funciona muy bien (también funciona cuando esquías). Sólo dobla las rodillas y choca contra tus protecciones. Esto también te da la confianza de que tus protecciones funcionan y te ayudarán a reducir tu miedo a una caída.