Cómo “arruinar” unas vacaciones de Semana Santa

| |

Si esta semana se marcha de ocio, le aconsejamos no dar información de exactamente las mismas en sus perfiles si estos son públicos o bien no tiene control sobre sus contactos. Esta historia auténtico deje de Pepe, un agraciado muy activo en redes sociales.

A Pepe le agrada proseguirse a sus personajes públicos preferidos en Twitter, Fb o bien Instagram, encima de proseguirse a diferentes celebrities le agrada extender todos y cada uno de los días tres o bien cuatro veces como irrelevante. Las entradas que postea son de lo más variadas, desde aquella tortilla de papa que estaba para chuparse los dedos hasta aquel día que pasó en la montaña con sus amigos esquiando.

A nuestro protagonista le chifla que sus publicaciones lleguen al veterano número de personas posibles con lo que cualquier solicitud de amistad que reciba, si bien no tengo ni la menor idea de quién es la persona, la admite sin pensárselo un par de veces. También tiene sus perfiles en las redes sociales absolutamente públicos en tanto que le agrada que todo el planeta pueda ver lo que publica.

A posteriori de unos meses de trabajo duro en los que Pepe debió hacer muchas horas extra, su patrón decidió que se había ganadería unas buenas reposo, con lo que le afirmó que esa Semana Santa no fuese a trabajar. Encantado, comenzó a planear sus asueto: hoteles, medios de transporte, monumentos turísticos a presentarse, restaurants, etcétera A posteriori de mucho meditar, decidió cuál sería su destino.

Embargado por la emoción de tener 4 días para reposar, desconectar del trabajo y de la rutina diaria, cogió su móvil inteligente y publicó un blog post en Fb diciendo todo cuanto iba a hacer en esos días: urbe de destino, el hotel donde se alojaría, los días que estaría de reposo, monumentos históricos que visitaría, etc.

Un par de días otrora de irse de holganza recibió una llamamiento del hotel donde tenía hecha la reserva diciéndole que conveniente a un fallo humano no podían darle alojamiento, que lo lamentaban mucho mas que no podían hacer ausencia. Tras 5 minutos de indignación, empezó a agenciárselas por Internet hoteles en esa pueblo y a efectuar llamadas. A posteriori de tener contactado a todos y cada uno de los hoteles de la zona no logró reserva puesto que todos estaban completos. Al rato, se acordó que una vez un amigo suyo había incompatible un vivienda muy apropiadamente de coste para unas recreo mediante Internet.

Pepe encendió el PC y empezó a despabilarse en una de las páginas de Internet expertas en el locación de residencias. Al poco de empezar su busca, halló en una web un casa ideal y a un coste considerablemente más de ocasión que el resto de sitios, con lo que contactó con el anunciante. Tras el intercambio de múltiples correos, en el que el anunciante le comentó que era de Noruega y que había comprado el vivienda para acontecer allá los veranos, alcanzaron un acuerdo.

Le señaló que para efectuar la reserva, debería pagarle la medio del costo por señalado usando un servicio cien por ciento seguro llamado Skrill y el resto se lo pagaría a su venida a un agente que tiene contratado para soportar el tema de los alquileres, siendo esta persona quien le daría las llaves del vivienda. Ya en su destino, se dirigió a la dirección que le había poliedro el dueño del apartamiento. Le sorprendió que al datar no estuviese aguardándole el agente inmobiliario pues se había retrasado media hora.

Más tarde de aguardar un rato, decidió emplazar al timbre del casa que tenía alquilado por si acaso el agente se hallaba aguardándole dentro de la residencia. Descolgó el telefonillo una señora a la que Pepe preguntó si era el agente inmobiliario con el que había quedado. Para su sorpresa, la señora respondió que ese residencia era suyo, que llevaba viviendo allá muchos abriles y jamás lo había puesto en alquiler.

La mujer también le afirmó que no era el primero que llamaba haciendo exactamente la misma pregunta y que a ella le daba la sensación de que podría tener sido víctima de alguna estafa. Descreído y desalentado, Pepe decidió agenciárselas un nuevo alojamiento en tanto que según lo que parece había sido objeto de un fraude de alquileres de pisos parcialmente popular.

Una vez dejo su equipaje en un hostal que logró localizar difícilmente, volvió a cargarse de talante y se dispuso a hacer un tanto de turismo y ¡de qué forma no!, trasmitir artículo en Fb, ciertos tuits y subir fotografías a Instagram notificando de todo cuanto hacía y lo apropiadamente que se lo pasaba de ocio. A lo largo del alucinación de revés de sus ocio proseguía dándole vueltas al tema del alquilo y de qué forma lo habían engañado.

Cuando llegó el tren a su temporada, decidió ir andando hasta su casa dando un paSeo puesto que esta no quedaba muy allá. Al acercarse a su asfalto se sorprendió al ver 2 vehículos de policía en frente de su portal. Se aproximó a un agente y le descubro qué había pasado, a lo que el agente respondió: han robado en un tierra. Tras apuntar al policía que era un vecino del inmueble, este le preguntó qué residencia era la suya, con tan mala suerte que el firme perjudicado era el de nuestro protagonista. El agente le notificó que a lo largo de las ocio los latrocinios aumentan.

Pepe, desolado, aún le contó al agente la estafa que había sufrido y le acompañaron a comisaría para gestionar rutas demandas. Estas recreo nuestro protagonista no las va a olvidar puesto que encima de ser engañado fue víctima de un hurto. A lo largo de esta historia auténtico, Pepe ha llevado a agarradera múltiples comportamientos que han sido los responsables de su mala suerte.

  • Tiene amigos o bien seguidores en redes sociales que no conoce.
  • Los perfiles de sus redes sociales son completamente públicos.
  • Publicó lo que haría a lo largo de las recreo y los días que estaría fuera de casa.
  • Decidió alquilar un apartamiento cuyo coste actual, por las peculiaridades, debería suceder sido más costoso.
  • Otrora de tener ninguna fianza del locación, admitió despachar plata por un servicio ignoto y también inaccesible de rastrear.

¿Esta Semana Santa tienes la fortuna de ir de ocio? Desde la OSI te invitamos a no dar información de exactamente las mismas en tus perfiles si estos son públicos o bien no tienes control sobre tus contactos puesto que, de forma adicional de tus amigos y conocidos, los amigos de lo desconocedor podrían aprender que no hay ninguna persona en casa. Este consejo aún aplica a las publicaciones que se hagan mientras que estemos disfrutándolas. De manera adicional, si vas a alquilar un residencia, ten cuidado con las estafas y desconfía de ofertas demasiado buenas.

Comparte este/a entrada

Anterior

Observar un agujero negro con un telescopio de aficionado

24 millones de euros para la convocatoria de becas Erasmus.es

Siguiente